Una de las decisiones más importantes que deben tomar los productores es elegir el sistema de riego ideal para su cultivo. Después de todo, el agua es el torrente de vida de los cultivos. Si no hay suficiente agua, la fertilización, el control de plagas, el control de malezas e incluso el tipo de suelo carecen de importancia.